Toledo hoy

Toledo es hoy la capital de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, una de las más extensas de España. Como en todas partes, la sociedad moderna conlleva sus problemas también en la histórica Toledo: tráfico infernal, abandono del casco antiguo, expansión de las zonas periféricas. La consecuencia: sólo unos 8.000 de los más de 70.000 toledanos viven en el centro histórico. Muchos edificios están abandonados y amenazan con derrumbarse. Sin embargo, gracias a la ayuda financiera de la UNESCO y la UE muchos tesoros históricos pueden ser desenterrados, restaurados y conservados.

En la muy oriental maraña de callejuelas de Toledo existen aún numerosos talleres de artesanía que elaboran productos tradicionales como por ejemplo armas forjadas, mazapán, encajes, y “damasquinados”. En esta forja un hilo de oro es golpeado con el martillo utilizando diseños árabes y judíos originales de acero.

La ciudad de Toledo es visitada por turistas de todo el mundo que no quieren perderse esta joya del centro de España. El conjunto monumental, con la catedral de Santa María, de los ss. XIII-XV, el Alcázar del s. XVI y numerosas iglesias, conventos, sinagogas y museos, fue declarado por la UNESCO “Patrimonio Histórico de la Humanidad” en diciembre de 1987.

Toledo está lleno de historias y de leyendas que podemos escuchar en cada uno de sus rincones.


Uno de los toledanos más famosos fue un „inmigrante griego“ de Creta: El pintor El Greco vivió en Toledo desde 1577 hasta su muerte, en 1614 , y es autor de muchas obras, como p. ej. “El entierro del Conde Orgaz“ (1578), que puede verse en la Iglesia de Santo Tomé, la „Vista de Toledo“ (1608) así como numerosos retratos, que pueden ser admirados en la Casa-Museo de El Greco.

Las fiestas también son importantes en Toledo: el carnaval cada vez goza de mayor popularidad, a sus desfiles acuden cada año más personas, que celebran con el “entierro de la Sardina” el final del mismo; en realidad no se entierra, se ahoga a la sardina en el Tajo. La mayoría de las fiestas, sin embargo, son cristianas. Junto a la „Semana Santa“, que se celebra en toda España, la fiesta grande de Toledo, desde el s. XIII, es la “Semana Grande del Corpus Christi”. Las plazas, las calles y las casas de la ciudad son decoradas ya mucho antes con flores artificiales, alfombras y toldos. El día de la procesión se decoran los muros de la catedral con tapices del s. XVII y se coloca tomillo y romero por las calles. La procesión es solemne y grandiosa, según una coreografía que sigue siendo la misma desde hace siglos; la industria hotelera aprovecha este espectáculo durante esta „Semana Grande del Corpus“.

Artículo de Elía Barceló sobre TOLEDO

Las Claves de Toledo

Toledo, las luces del tiempo


 

Contacto
Copyright © 2005. Reservados todos los derechos.